Aneurisma

Aórtico

Abdominal

En la mayor parte de los casos, se desconoce la causa del aneurisma aórtio; sin embargo, existen factores de riesgo en pacientes con enfermedad aterosclerosa severa que afecta la pared arteria o con antecedentes de tabaquismo, hipertensión y elevación de colesterol.

Por otro lado, se han identificado subgrupos definidos de pacientes con tasas más altas de prevalencia de aneurisma aórtico. Por ejemplo, la prevalencia de aneurisma aórtico abdominal en hermanos de un paciente que lo padeció se reporta en 22%, en los hijos de pacientes que fallecieron a causa de ruptura se reporta en 20%; en hombres con enfermedad vascular periférica 14%; en hombres hipertensos mayores de 60 años 5.2%; en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica hasta 9.9%; y en hombres que se han sometido a revascularización miocárdica 11%.

¿Qué es un

aneurisma

aórtico?

Es una dilatación de la aorta (principal arteria que transporta sangre y oxígeno a todo el cuerpo), agrandándose de forma permanente e irreversible.

Tipos de

aneurisma aórtico

Aneurisma

Aórtico

torácico

Es una dilatación o agrandamiento anormal de la aorta en su segmento torácico (la porción que corre a lo largo del pecho), que surge cuando una sección debilitada de ésta ya no puede resistir la fuerza del flujo sanguíneo debido a enfermedad vascular, lesiones (traumatismos) o defectos genéticos (hereditarios), que puede ocasionar su ruptura o desgarramiento, lo cual a menudo es letal.

En este segmento torácico la aorta tiene diámetros variables en sus diferentes porciones, por lo que los criterios para determinar la presencia de un aneurisma son variables. Además, los aneurismas de la aorta torácica pueden afectar más de una porción de esta importante arteria.

Aproximadamente, 2.5% de las personas mayores de 65 años de edad pueden presentar este tipo de aneurisma, un problema que actualmente va en aumento.

¿Cómo puedo

detectarlo?

Los aneurismas aórticos raramente presentan síntomas, por lo cual la persona desconoce que lo padece.

Si el aneurisma llega a romperse, aparecen síntomas súbitos muy severos, por lo que el paciente debe acudir inmediatamente a un servicio de urgencias.

En algunos casos, el médico también podría detectar el aneurisma aórtico abdominal en la exploración física. Al colocar el estetoscopio se escucha un soplo (originado por turbulencia del flujo de sangre al pasar por el aneurisma) o al palpar, una masa pulsátil.

Para detectar un aneurisma de la aorta abdominal se realiza un estudio de imagen (ultrasonido), de manera indolora, segura y precisa, que pone al descubierto la presencia del aneurisma de la aorta abdominal.

Si usted tiene 65 años o más y se realiza el ultrasonido abdominal una vez, es suficiente para descartarlo o saber si lo padece.

¿Con quién debo acudir

para saber si padezco un

aneurisma

aórtico?

Si usted ya acude al médico con regularidad por alguna condición (urólogo, cardiólogo, neumólogo, entre otros), éste puede indicar la realización de algún otro tipo de estudios de imagen como la tomografía computarizada, la resonancia magnética o la ecocardiografía. En algunas ocasiones, se puede lograr detectar con una radiografía, aunque esto es poco común.

Si usted tiene 65 años o más y se realiza el ultrasonido abdominal una vez, es suficiente para descartarlo o saber si lo padece*. El procedimiento es muy sencillo, no duele y se realiza en sólo 5 minutos.

Cirugía

abierta

El paciente requiere de anestesia general, ya que el cirujano vascular hace un corte en el abdomen y repara la aorta, sustituyendo el segmento enfermo (aneurisma) por un injerto sintético en forma de tubo que se implanta en su posición mediante suturas. El procedimiento dura de 2 a 4 horas y el tiempo de recuperación es de 3 meses.

Someterse a tiempo a un tratamiento, evita la posibilidad de una intervención de emergencia debido a una ruptura del aneurisma imprevista.

¿Cuáles son las opciones

de tratamiento para el

aneurisma

aórtico?

Con base en las características, la localización y el tamaño del aneurisma, su médico decidirá si es necesario realizar un tratamiento o sólo dar un seguimiento.

El tratamiento puede ser de 2 formas:

reparación

endovascular

Se trata de un abordaje novedoso que no requiere la realización de una cirugía abierta. Ésta involucra la introducción de un sistema de injerto a través de la arteria femoral, aislando el aneurisma, para canalizar la sangre a través de dicho injerto y devolverle su flujo normal, evitando así que se ejerza presión sobre la pared del aneurisma. El tiempo de recuperación después de este procedimiento es más corto que con la cirugía abierta y sus resultados en términos de eficacia son muy similares.

Términos y condiciones